Pocas veces tenemos conciencia de lo importante que es que los niños jueguen en un área de forma libre, donde puedan ejercitar no solo su musculatura y sus manitas, sino además ejercitar la vista, enfocando a los objetos que le rodean. Es más importante de lo que parece.

El gateo como movimiento en libertad en los niños

Siempre hablamos de la coordinación de la planificación motora. Del trabajo muscular de todo el cuerpo y del uso de las manos, así como la forma como se establece la conexión de los dos hemisferios cerebrales. Pero no conocemos la importancia que este hecho tendrá en un desarrollo ocular que va a ser determinante para nuestro futuro.

Es posible que un niño tenga una visión del 100 × 100 y aún así tenga problemas de visión. La capacidad de ver detalles más pequeños, la posibilidad de localizar objetos en ciertos ángulos de visión, de distinguir facciones de la cara… son algunos de los beneficios que se obtienen también con el gateo.

Una falta de ejercicios para el correcto desarrollo de la musculatura y su sincronización con el cerebro puede hacer que en el futuro surjan problemas como inseguridad al andar o pérdida del equilibrio. Algunos niños se sienten inseguros y a la hora de realizar ciertos juegos, los hacen con miedo, o prefieren estar siempre al lado del adulto. Otras consecuencias pueden ser problemas de la visión (miopía, hipermetropía, astigmatismo).

La capacidad de leer o usar los ojos durante largos periodos de tiempo sin fatiga y tener buena coordinación ocular es también algo que se obtiene en la primera infancia: si un niño tiene dificultades en controlar la coordinación de sus ojos, es incapaz de mantener el enfoque, o tiene dificultad en desplazar los ojos a lo largo de la línea durante la lectura… estos son símbolos que podemos prevenir con ejercicio libre y una supervisión profesional. Este es un área en el que las educadoras y la dirección de la Escuela El Patito Feo estamos muy concienciadas y sobre el cual prestamos mucha atención personalizada a cada niño.

Habilidades para analizar e interpretar el procesamiento visual

Estas habilidades son importantes cuando un niño pequeño está aprendiendo números o letras, la lectura o los primeros conceptos de matemática. Nosotras en la escuela realizamos un ejercicio donde, en la entrada tenemos fotos de familia donde aparecen los niños. Cambiamos una vez al mes el decorado y el lugar de las fotografías de familia. Esto hace que los niños tengan que buscar detalladamente como forma de estímulo para ver si se encuentran a sí mismos. Con este juego trabajamos la atención entre otros estímulos y de este modo se crean correctamente conexiones del sistema nervioso a diferentes partes del cerebro.

Os recomendamos hacer este ejercicio en casa, poniendo, por ejemplo, las fotos de los miembros de la familia con imanes en la nevera.

Tengamos en cuenta siempre la importancia del desarrollo en estos primeros años de vida y cómo muchos de los ejercicios o pautas que tienen los bebés de su nacimiento, inciden en sus futuras capacidades motoras e intelectuales. Una falta de ejercicios y atención adecuada, puede ocasionar una inmadurez del sistema nervioso fruto de la falta de creación de las conexiones nerviosas que deberían generarse día a día en esta etapa.